jueves, 10 de enero de 2013

Relación torres de alta tensión y salud

A nivel mundial existen numerosos estudios, desde la década del 70 a la fecha, sobre los efectos de los campos electromagnéticos.

Los estudios epidemiológicos sobre la leucemia infantil y la exposición residencial a las líneas de alta tensión parecen indicar un aumento de los riesgos y se ha informado de peligros excesivos de leucemia y tumor cerebral.

Los resultados de los estudios sobre reproducción incluyen consecuencias negativas en el embarazo, desórdenes neuroconductuales y una discreta modificación de la fórmula sanguínea.

De los posibles riesgos de cáncer que se discuten hoy día, las leucemias en niños que viven cerca de las líneas de distribución eléctrica son los mejor documentados.
 
Ya en 1979, Nancy Wertheimer y Ed Leeper (Universidad de Colorado), estudiando casos de leucemia infantil en Denver, descubre una relación entre los casos observados y la proximidad a líneas de alta tensión o de los grandes transformadores (primer estudio epidemiológico sobre el tema).

En 1987, Savitz (Universidad de Carolina del Norte), quien durante siete años realiza estudios de casos de cáncer en menores de 15 años teniendo en cuenta los campos electromagnéticos producidos por electrodomésticos, publica sus resultados: los menores expuestos a campos elevados corren de 1,3 a 1,6 mas riesgos de contraer cáncer que los no expuestos; y en el caso de la leucemia, los riesgos se duplican. 

Estudios recientes, referidos a casos de Suecia y Dinamarca (1992 / 93), con técnicas mejoradas para la evaluación de las exposiciones, han confirmado la evidencia de un posible riesgo de cáncer debido a exposición residencial. El estudio sueco encontró un doble riesgo para la leucemia infantil por encima de un nivel histórico calculado de 0,2uT. Se ha calculado que cada año en Suecia hay dos casos de leucemia infantil por estar bajo líneas de fuerza motriz o en su proximidad en un radio de hasta 300 metros.

El Departamento de Energía de Orlando (EE.UU), comprobó en 1992 el efecto simultáneo entre ruido, contaminantes químicos y radiación electromagnética, con serias consecuencias en los primeros estadios de la gestación.

Según estudios realizados en Finlandia, se verificó que aumentaba la incidencia de pérdidas tempranas de embarazo entre mujeres que estaban expuestas a campos magnéticos de 50 Hz en sus hogares.

Se sabe que los rayos ionizantes (los generadores de rayos X y los aceleradores de partículas son ejemplos de radiación ionizante) inhiben la producción de melatonina, que es el principal asimilador de hidróxilo radical (-H) libre, ión que daña el ADN.Si se suprime la melatonina, el ADN queda más vulnerable al ataque oxidante. produciéndose una mayor incidencia de cáncer en cualquier tejido.

Gracias a la energía nuclear y otros ingenios descubiertos por el hombre, hoy son bien conocidos los efectos provocados por las radiaciones ionizantes.

Las no ionizantes: Infrarrojo, microondas, móviles, aspiradoras, emisoras y retrasmisoras radiales, etc, se encuentran todavía en el campo de la discusión, en la que algunos anuncian efectos en el ser humano y otros lo contradicen.


(Información sacada de la web:
http://www.ambiente-ecologico.com/revist40/lferna40.htm)



1 comentario:

  1. Te faltó mencionar que las radiaciones emitidas por las lineas de transporte y distribución de energía eléctrica forman parte del grupo de las no ionizantes ;)
    Por otro lado expongo una pregunta para que la despeje el lector por su cuenta: como es posible que medir aumento de las probabilidades de contraer leucemia infantil con una densidad de campo magnético de 0.2 uT (micro Tesla) cuando la densidad del campo magnético de la tierra varia entre 25 y 60 uT?
    Sin ser partidario de vivir directamente debajo de una linea de alta tensión pienso que hay que tomar con pinzas los "resultados" expuestos por alguno estudios del tema.

    ResponderEliminar